Patrimonio

Patrimonio 2018-03-31T17:57:20+00:00

Simpecado

Simpecado Antiguo

Era el Simpecado más antiguo de terciopelo azul todo por el fondo, y sobre él había una estampa de la Señora, pintada de la mano alfarera de Enrique Orce.
Llevaba también bordados en plata

 y oro, que hicieran las Salesas Reales, así el Simpecado como las banderas y los frontiles de los bueyes. Y todo lo hasta aquí dicho duró no más de 1945.

La Replica actual del Simpecado antiguo, con pintura de la Virgen y el niño, ha sido realizada por Jesús Lora, el dibujo de bordado lo realizó Don Francisco González Cabello y bordado en plata por el taller de Don Benjamín Pérez Pérez. Fue donado a la Hermandad por Mª Pepa Moya.

Simpecado Actual

Entre el Simpecado actual y el primero en terciopelo azul, se mandó hacer otro en color rojo, adornado con láminas de plata.
Nuestro Simpecado actual está realizado sobre tejido de tisú de oro con aplicaciones de plata, obra de Villarreal. En este Simpecado, como ha sucedido recientemente en otras muchas Hermandades del Rocío, fue sustituida la tradicional pintura de la Virgen por una imagen en relieve. Fue bordado en oro por Don José Antonio Grande de León,  rodeado por orfebrería de plata realizada por los talleres de Villareal. Con talla de Virgen y Niño en relieve, de autor desconocido, aunque puede atribuírsele al Maestro Buizar. Fue restaurada recientemente por Don José Maria Leal Bernáldez. Los atributos de la Virgen y el Niño, son de oro, realizados por Villareal y donados  por los jóvenes de la Hermandad.
El simpecado de hoy tiene toda la margen por entera repujada en plata, y en el centro un óvalo donde está la imagen de la Señora, en talla exenta y representada lo mismito que la vemos en su Santa Ermita de Las Rocinas, sobre la luna y con el Divino Pastorcito en los brazos. Y tiene corona y orla de oro fino,  la orla representa la que hoy luce la Santísima Virgen en su templo, y no la que en otros tiempos tuvo y conserva en su tesoro, que semejaban los rayos del mismo astro sol, como candelas encendidas. Y va la Virgen del Simpecado por completo vestida con las telas que les son propias, y con las hechuras y vestimentas que convienen a la Madre de Dios, según es costumbre en esta nuestra Andalucía desde tiempo inmemorial. Y debajo de su cintura muestra la Señora en su Simpecado un sello de oro que fue presente de la Hermandad de Málaga, porque en su día hubo emparejamiento y amistades entre las dos dichas Hermandades, de donde en el mentado sello figura mismamente el escudo que tiene por suyo la antigua y noble ciudad de Málaga. Y más por debajo de este símbolo una granada también de oro puro, sobre los cuernos de la luna, que quiere recordar el fruto del mil granos, seña de la ciudad de Granada, antigua capital de infieles y hoy cristiana por los afanes de la reina católica Doña Isabel de Castilla.
El cordón que le rodea es de color burdeo y dorado con dos borlones en la terminación del mismo color.
Sobre el Simpecado y debajo de la Cruz una cinta con los colores rojo y gualda con terminación en oro.

Restauración de Simpecado (Simpecado Actual)

Tras aprobación por unanimidad, en Cabildo Extraordinario, celebrado por  la Pontificia, Real,  Ilustre y Devota Hermandad de Nuestra Señora del Rocío de La Puebla del Río,  el pasado día 10 de Noviembre de 2006, se procedió a la restauración de nuestro SIMPECADO
Dicha restauración ha sido llevada a cabo en lo referente al bordado,  el cual ha sido en su totalidad sustituido por uno nuevo, así como el óvalo y enriquecimiento del traje de la Virgen y el Pastorcito, por el taller de Don José Antonio Grande de León.
La restauración de la orfebrería, ha sido realizada por el taller de Villareal, plateando todas las piezas de orfebrería y trabajos consistentes en hacer las piezas desmontables, así como una pequeña restauración en la corona de la Virgen.

Asímismo ha sido restaurada y tratada la Virgen y el Pastorcito, en el taller de Don José Maria Leal Bernáldez

Carreta de la Hermandad

Primera Carreta de Simpecado

La primitiva carreta de madera, realizada en 1935, se hizo a instancias de don José Luís Escacena y don Manuel Pineda y fue pintada por don José Gutiérrez

Era esta primera carreta toda de madera, por completo cerrada salvo un balconcito que miraba a donde la yunta, y que era el altar de la Virgen y la hornacina donde se colocaban las pocas velas y menos flores que allí cabían. Y así, la Señora quedaba protegida en su Simpecado de los azares de la peregrinación, ya fuese lluvia o viento, calores o fríos, blanduras o polvo; porque su imagen no sufriese descalabro ni daño alguno. Y aunque el que escribe estas líneas no lo recuerda, ya porque no lo vio con sus ojos, ya porque no le alcanzaron los años para así verlo, tiene por cierto que el dicho cajón lucía sobre el balconcillo donde se colocaba el Simpecado de la Virgen Santísima, un escudo real con estampas del Sagrado Corazón de Jesús a entrambos lados.
También llevaba el susodicho cajón unos dibujos de los evangelistas, en pintura de muchos y finos colores, y representaban a San Juan, a San Lucas, a San Mateo, también mentado Leví, y a San Marcos.

                                                            

Carreta Actual

En 1965 se estrena carreta de plata, obra de la  orfebrería sevillana Villareal,
labrada de fino encaje y estilo entre barroco y churrigueresco, cubierta por un palio de plata que sostienen seis torneadas columnas. Y sobre esta techumbre vuela una paloma blanca que quiere representar al Espíritu de Dios. Tienen las dichas columnas y muchos enseres, así las jarras como los candelabros, troquelados o grabados a buril los nombres y apellidos de las personas que los donaron.
Rematan los extremos delantero y trasero del palio sendos medallones repujados en plata. Y se cuenta en uno la aparición de la virgen al cazador, por la parte de fuera de la carreta, y por dentro haya una Santísima Trinidad; y en otro que mira a la parte de atrás, se representa la venida del Paráclito al Sagrado Colegio Apostólico el domingo de Pentecostés por una cara y el escudo de La Puebla por la opuesta.

Igualmente aparece en las ruedas de la Carreta dos Bocines (TAPACUBOS) de plata repujada, en ellas aparece labradas y camufladas dos erres (R) una en cada Bocín, son una joya de los talleres de Villarreal, regalo de dos hermanos de la Hermandad que por decisión propia aparecen como anónimos.

                                                                         

Casa Hermandad

Casa del Rocio

El 15 de mayo de 1967 se hizo realidad el anhelo de los rocieros de Puebla del Río, inaugurándose la  casa-hermandad construida en el mismo solar que utilizó desde su fundación.

La casa que la dicha Hermandad tiene por suya en la aldea, que ésta linda con la madre por la parte de atrás, donde tiene postigo cerrado con cancela de hierro y candado, y tiene esta casa patio soleado,  unos cuartos escusados con sus retretes, así para hombres como para mujeres, cada uno en su manera. Y tiene también cocina, no muy grande, y dentro de la casa, que antes fuera choza, otros cuartos de variadas formas y tamaños, que sirven de posada a los romeros en días de Pentecostés. Hacia la parte de afuera está la capillita donde se guarda la carreta de la Virgen y el Simpecado, rematada por espadaña, alta y con campana de bronce, que suena con toque entre grave y agudo. Y a la parte de la izquierda según se mira a la dicha casa desde el lado del acebuchal, está otra que dicen de Umbrete, paredaña a esta de La Puebla, y bien parecida y en todo muy semejante a la nuestra.

Como arriba ha quedado dicho, la casa mentada fue antes choza, muy fresquita para las calores del estío, y tenía las pareces de sacos encalados, como es la manera de construir las chozas en estas marismas, y el techo todo de castañuela, hierba abundante donde las haya en los lucios de la madre. Y fue la dicha choza comprada para la

Hermandad en el año del Señor de 1951, sirviendo de morada a los peregrinos hasta el 1954. Y este año empezase a labrar la nueva casa, toda de ladrillo y techos de viguetas y bovedillas, al estilo moderno en que hoy en día se labra. Y tiene la dicha casa encima de la capilla un azulejo de loza de Triana que reza: ‘HDAD DE LA PUEBLA DEL RIO», por así distinguirla de otras casas que son en ese pago que dicen del Acebuchal y porque así sea encontrada con gran facilidad y premura por los hermanos de la Hermandad o por otros romeros que a ella quisieren llegarse.

La casa en la aldea del Rocío, Almonte (Huelva), sita en Plaza del Acebuchal nº 15, tiene aproximadamente setecientos metros cuadrados, (700 m), constando la edificación de dos plantas.

Casa de la Puebla

En el año de gracia 2003, sobre los cimientos de la que fuera primera casa de Hermandad, se construyó esta nueva casa siendo Presidenta de la Junta de Gobierno, doña Mª Josefa Moya Pérez

En Puebla del Rio 09 de febrero de 2003.

Finca en propiedad de la Hermandad en el término municipal de Villamanrique

Adquirida en el año 2008, con la ayuda hipotecaria de todos los hermanos. Finalización del pago en marzo de 2018.

En la finca se pernocta la segunda noche de camino hacia el Rocío y la primera noche del camino de vuelta. Acompañados de diversas Hermandades, a las que se le cede el terreno según el año.

También es utilizada en la peregrinación anual que se viene realizando por el mes de octubre.

Además sirve para realizar convivencias a los hermanos.